Posts Tagged ‘sublime’

Tormenta de nieve. Turner

noviembre 13, 2013

Imagen

Tormenta de nieve. 1842. J. M William Turner
Tate Gallery. Londres.

Agitación febril, movimiento, fuerza desgarradora.

La naturaleza en toda su cruda realidad, en medio, un barco a la deriva. Un pintor romántico en su visión más violenta y vibrante de la inmensidad.

Dicen que el pintor se ató al mástil del barco para presenciar vivamente la tormenta

Pensamos: ¿paisaje? ¿abstracción? ¿expresionismo?¿realidad? Realmente moderno para su época.

Las toscas y empastadas pinceladas realzan el instante, los contrastes entre luces resplandecientes y tonos ocres se mezclan en nuestra retina y nos confunden. El punto focal se ha girado, no vemos el horizonte, tan sólo intuimos y reordenamos con nuestra imaginación.

La pintura se expande hacia el exterior desde el centro y las olas nos golpean arrollando nuestro mirar.

Con todo, una espléndida obra del inglés William Turner ejemplo del sentimiento romántico del S. XIX de los sublime.

Anuncios

Caminante ante el mar de niebla. Caspar David Friedrich.1818

octubre 26, 2009
Caminante ante el mar de niebla

Caminante ante el mar de niebla

Caminante ante el mar de niebla. Caspar D. Friedrich.1818. Romanticismo alemán.
 
Un caminante solitario alzándose  sobre una roca para contemplar extasiado el mar de nubes que se presenta ante él.
¿Quién es ese caminante que nos da la espalda?, para algunos Friedrich, el propio pintor, para otros un ser fallecido al que Friedrich rinde  homenaje.  Yo lo vería como “el Hombre” como ser digno y elevado, viste orgulloso el  típico traje negro de levita alemán. Es frágil su condición humana, pero sensible y elevada.
Lo vemos en el centro del cuadro, los puntos de fuga tienden hacia él y recorta la escena con color profundo. Pero a la vez apreciamos una naturaleza abumadora, sobrecogedora. Estamos en el centro ¿pero dominamos desde allí o contemplamos?
Lo firmeza y seguridad del primer plano, contrasta con el movimiento vaporoso e indefinido del paisaje.
El caminante de la vida, contempla con admiración la fuerza arrolladora de la Naturaleza. A veces dominada por el hombre, y otras veces escapándose de sus manos.
Esencia del Romanticismo, lo sublime, lo sobrecogedor, formas abiertas, contraste de color.
El hombre ante el destino, ¿su destino? ¿nuestro destino? la condición del hombre su fragilidad, la experiencia discontinua y su dignidad para elevarse y a la vez la fuerza sublime de la Naturaleza.