Posts Tagged ‘Humanismo’

La Primavera. Botticelli.

abril 27, 2013

Imagen

La Primavera, 1482
Sandro Botticelli.
Galería de los Uffizi, Florencia.

En la Florencia de finales del Quatrocentto, fruto de las corrientes culturales y filosóficas un pintor nos deja una de las obras más bellas y famosas de la pintura Occidental.

La Primavera, es el reflejo del poema clásico de Ovidio Fastos, que retomado por el humanista Poliziano, habla de cómo según la mitología se desarrolla la génesis de la citada estación.

Debemos leerlo de derecha a izquierda.

El suave viento del Oeste Céfiro posee a la ninfa Cloris, transformándola en su esposa, convirtiéndola en la diosa Flora. Ésta aparece en el cuadro, con su vestido vaporoso y adornada con guirnaldas esparciendo las flores, en un jardín de ensueño.

Preside, en el centro, la diosa del Amor, Venus, con pose delicada, cabeza ladeada y coronada con un halo semicircular de luminosidad entre las ramas, recortándose su silueta sobre el fondo oscuro.

A su lado, las tres Gracias, símbolo de la armonía, danzan en círculo, con sus manos de finos dedos delicádamente entrelazadas. El tono oscuro del fondo y la rigidez vertical de los árboles, contrasta con el sutil flotar de las tres Gracias. Sus finos ropajes transparentes movidos al viento y pies de puntillas, evocan un ligero ritmo continuo y musical.

En el extremo del cuadro, junto a las Gracias y ensimismado en su labor, se encuentra el dios de la Guerra, Marte. Se le reconoce por su espada, sandalias y caduceo, con este último, dispersa unas nubes del jardín.

En la cúspide de la composición piramidal, aparece Cupido, con los ojos vendados, lanzando sus dardos.

La obra tiene diversas interpretaciones y su origen ha sido discutido. Recientemente, se piensa que fue encargada por Pierfrancesco de Medicis, sobrino de Lorenzo el Magnífico.

Botticelli, con su característico estilo, delicado y refinado, de dibujo armónico y  musical,  supo plasmar ese renacer del clasicismo y las corrientes neoplatónicas del Humanismo florentino del S. XV.

La Paz, la Belleza, el Amor, la Armonía son los ideales que presiden la composición.

Tres miradas sobre el Renacimiento italiano

junio 19, 2012

1. Leonardo: La intelectualidad

2. Rafael: La Belleza

3. Miguel Ángel: La vitalidad

__________________________________________________________________

Leonardo da Vinci o el Conocimiento

La Virgen de las rocas

La Virgen de las Rocas 1483-1486. Leonardo da Vinci. Museo del Louvre.

Claves

– Naturalismo e idealización – Misterio, aire, atmósfera – Perspectiva – Armonía – Ciencia y Arte

Leonardo da Vinci, ha pasado a la historia no sólo por su extensa sabiduría, sino también por la constante búsqueda de la misma.

El hombre humanista es aquel que centra su estudio en diversas materias, como la astrología, las aritméticas, la filosofía, la retórica.. para buscar un progreso infinito de nuestra civilización y la esencia de la vida.

Comentario artístico:

Leonardo sitúa sobre un paisaje misterioso las figuras de la Virgen, el Niño Jesús, San Juanito y un ángel.

Las figuras se relacionan por medio de gestos. El ángel nos mira a nosotros y nos sitúa en la escena. Con el índice señala al Niño Jesús, como clave del cuadro.

El paisaje es misterioso, así como misterioso es el devenir humano. Leonardo había estudiado bien las formaciones rocosas y de forma realista las presenta en el fondo del cuadro.

La perspectiva de la obra, se intensifica aún más gracias a la técnica de finas veladuras, “sfumato”, que contribuye a la sensación de “atmosfera” en la obra.

Rafael o la Belleza

Virgen del Prado
Virgen del Prado

La Virgen del Prado 1505-1506. Museo de Historia del Arte de Viena. Rafael Sanzio.

Claves:

– Lo Bello – El equilibrio – La serenidad – El idealismo platónico – La Bondad – La Humanidad.

El Renacimiento italiano busca un retorno a los valores grecolatinos, bajo una perspectiva cristiana.

La Naturaleza se idealiza, los valores platónicos universales vuelven a estar presentes.

El equilibrio y la serenidad han de ser virtudes que caractericen al hombre renacentista, así como la sabiduría de diversas materias.

La Belleza es muy apreciada y se busca en todos los aspectos de la vida.

Se valora la cultura universal.

Comentario artístico:

En una apacible campiña florentina, Rafael sitúa a la Virgen María, el Niño Jesús y su primo San Juan niño.

Los colores cálidos (rojo, anaranjado…) se templan con los fríos (azules, grises).

Se encuentran dentro de una composición triangular. Son tres los lados del triángulo, al igual que tres es el número sagrado por antonomasia.

En la cúspide del mismo, sitúa el rostro de la Virgen idealizado y de belleza serena. En la base Jesús y San Juan juegan. Destacamos las posturas y el equilibrio de la composición.

Miguel Ángel o la Vitalidad

La Creación

 La Creación.1510. Fresco. Capilla Sixtina. Miguel Ángel.

Claves:

– La dignidad del hombre – El optimismo. – La fortaleza y la templanza – El egocentrismo – El potencial- La inteligencia – El amor

El Renacimiento italiano se caracteriza por la el optimismo y la vitalidad.

El hombre se siente el centro del universo, la criatura más maravillosa creada por Dios.

Su cabeza vuela alto gracias a su inteligencia, su desarrollo potencial se siente infinito.

Sus pies se encuentran en la tierra, una tierra que ha dejado de ser el “valle de lágrimas” de la Edad Media para pasar a una Naturaleza civilizada a través de las virtudes humanas.

Comentario artístico:

Este fresco se encuentra en la Capilla Sixtina del Vaticano. Hemos escogido la parte en la que Dios a la derecha va a insuflar vida al hombre.

Miguel Ángel Buonarroti, destacó en numerosas bellas artes, pero sobre todo es conocido por la escultura y estos frescos en la pintura.

Se observa su influencia como escultor. Las figuras poseen rotundidad escultórica, fuerza y vigorosidad. El genio arrollador de su espíritu se hace patente en el episodio más importante de la Historia de la Humanidad.

 

 

San Jorge. Donatello. 1415-1417

julio 22, 2009
San Jorge

San Jorge

Escultura en mármol de San Jorge. Realizada por Donatello. 1415-1417. Museo del Bargello, Florencia.  Quattrocentto italiano. Estilo renacentista.

Con qué dignidad y grandeza se alza la escultura de San Jorge sobre su pedestal.

Frente al  ensimismamiento celestial de la escultura del período precedente, Donatello, hombre cultivado en los nuevos ideales humanistas de la Florencia del quattrocento nos muestra un santo sobre la tierra. La lección de aplomo de Giotto en la pintura también se haría patente en la escultura.

Los pies con firmeza sobre el suelo, apoyado en su escudo sobre el que figura la Cruz de Cristo, es el prototipo cristiano de caballero ideal; nada teme, espera con firmeza su destino, confiado de Dios  la llegada del dragón.

La batalla del bien (el ideal de caballero cristiano) contra el mal (el dragón). La virtud contra el pecado. La sabiduría y la templanza contra la barbarie y el despotismo. La mirada hacia el infinito.