Posts Tagged ‘fauvismo’

Arearea. Paul Gauguin

octubre 12, 2012
Arearea

Arearea

Arearea 1892 Paul Gauguin.
Museo D’Orsay

Arearea, significa jocosidad, alegría en lengua tahitiana y es el sentimiento apacible que nos quiere mostrar Gauguin a través de esta pintura.

El tiempo parece haberse parado en este cálido paisaje donde la idealización ensoñadora y primitiva y la sencillez nos hablan de la belleza del euilibrio y la armonía.

Huyendo de la vida moderna de la gran ciudad, el pintor Paul Gauguin se retira a Tahití. Es en esta isla de la polinesia donde se encuentra inspirado para pintar sus obras más famosas.

Más allá del impresionismo, e influenciado por Van Gogh y las composiciones de las estampas japonesas, Gauguin desarrolló un estilo personal que marcaría generaciones posteriores de artistas fauvistas y naif.

Como en una utopía de fábula, en sus obras conviven apaciblemente hombres, dioses ancestrales, vegetación exótica, animales…

Nada importa al pintor  las críticas en un principio a su obra, a su perro naranja en primer plano, la falta de perspectiva o de profundidad, pues más que una representación mimética de la realidad, Gauguin quiere mostrarnos emotivamente su visión personal.

Desvinculado de normas y convencionalismos, Gauguin disfruta de la libertad expresiva  y juega con la combinación rítmica de las formas y los colores. Tonos cálidos y planos sin perspectiva, esencia y sencillez, nos hablan de la alegría de una vida idílica  de armonía del hombre con la naturaleza.

Anuncios

Armonía en rojo. Henry Matisse

diciembre 8, 2008
Armonia en rojo

Armonía en rojo

Armonía en rojo. Henry Matisse 1908. Museo Ermitage, San Petersburgo.

Henry Matisse pertenece a la corriente pictórica denominada “Fauvismo”.

El término francés Fauves, fieras, dado peyorativamente por el crítico Luis Vauxcelles a los pintores que expusieron en el Salón de Otoño de 1903  se convirtió en el apelativo de este grupo de pintores que llamaron la atención por la fuerza cromática de sus obras.

Influenciados por Van Gogh y Guauguin, estos “fieras” fueron más allá, independizando el color de las formas, con vibrantes contrastes cromáticos transmitiendo emociones.

Ya no se buscaba captar la realidad  desde un punto de vista realista. Como bien dijo Matisse: “El color debe ser pensado, soñado, imaginado.” Para captar la realidad tal y como se presenta ante nuestros ojos, ya se habían inventado las cámaras de fotos. El realismo dejó de tener sentido. Los artistas quieren plasmar una realidad subjetiva, percibida por el propio pintor.

Los fauvistas, al contrario que sus antecesores impresionistas y postimpresionistas, no juegan con las luces, las sombras desaparecen;  predomina el efecto bidimensional en sus obras. Matisse añade elementos decorativos.

Sus obras presentan una fuerza vital y optimismo. “Sueño con un arte de equilibrio, de tranquilidad, sin tema que inquiete o preocupe, algo así como un lenitivo, un calmante cerebral parecido a un buen sillón» declaraba Matisse.

Armonía en rojo fue encargada por un marchante ruso. En principio iba a ser realizada en azul, pero Matisse se decantó por el rojo, uno de sus colores preferidos por su gran carga expresiva.

Se ha suprimido la sensación de profundidad, primer y último plano comparten color y elementos decorativos comunes. Se anula ambién el claroscuro y el modelado.

La pintura se aplica de forma pura y los colores primarios: rojo, amarillo y azul son los predominantes. Los colores secundarios: violeta, naranja y verde aparecen en ciertos detalles.

Se combinan arabescos vegetales curvilíneos con líneas rectas. El dibujo aunque relegado a una categoría secundaria se realza a veces con trazos negros.

La pintura se expande, los objetos no aparecen enteros en el cuadro parece como si quisieran liberarse de la esclavitud de la rigidez del marco, convirtiendo la pintura en una explosión cromática de optimismo y vitalidad.