El guitarrista ciego. Pablo Picasso.


El guitarrista ciego
El guitarrista ciego

El guitarrista ciego. Pablo Picasso
1903. Chicago Art Institute.

Esta obra pertenece al período azul de Picasso. En él retrata con melancolía y expresividad mendigos y personas sencillas denunciando la situación de pobreza y miseria de su época.

A lo mejor cuando lo observamos pensamos, “pues tiene el cuello muy largo, o la figura es algo plana, la contorsión es algo extremista…” pero quizás de una forma más real no hubiera sido capaz de mostrar con más sentimiento y melancolía al anciano guitarrista, la hambruna, la soledad,  y a pesar de todo la poesía con la que a pesar de su fragilidad toca esa guitarra de líneas onduladas.

El color azul domina el cuadro, se trata de un color frío, como fría y monócroma es la situación del vulnerable mendigo. La cabeza  cae hacia abajo enmarcando con ella horizontalmente el cuadro como enmarcada se encuentra la perspectiva de su vida frágil y vulnerable.

Nuestros ojos se dirigen a la diagonal de la guitarra, es la que pone la única nota de color. Tal vez porque sea su esperanza de ganarse la vida a través de ella o tal vez la música, el arte en sí como remedio a sus penas.

Etiquetas: , , , , , , ,

7 comentarios to “El guitarrista ciego. Pablo Picasso.”

  1. Anónimo siglo XXI Says:

    Un cuadro maravilloso, no lo conocía. ¿En qué museo está?

  2. arquivolta Says:

    Sí, esta etapa de Picasso no es tan sumamente conocida como otras, pero tiene obras geniales.

    Pues mira, este cuadro está en el Art Institute de Chicago.

    Un saudo,

    Arquivolta.

  3. Tópicos de Marketing Digital UC » Rastreando a Modigliani Says:

    […] Un día después de la cuenta de tres semanas todo se había ido, la última pintura y el último marco que la acompañaba. Flambeau estaba por supuesto degollado emocionalmente, el cansancio de una prolongada dosis de adrenalina ahora ausente se había posado sobre todo su cuerpo y los colores de Modigliani aparecían como fantasmas frente a sus ojos, como cuando el sol queda impreso en la retina luego de observarlo fijamente, un circulo de luz pasada que no se disuelve, pero que se escapa de nuestro enfoque. Más que nunca entonces, Flambeau quiso comprender al pintor italiano, comprender su forma, su traza, su composición y, sobre todo, sus inspiraciones. Quiso descifrarlo. Sabía que Cézanne y Brancusi habían sido influencias clave en su obra, sabía también que  gustaba de la prosa del conde de Lautréamont y que Beatrice Hastings había movido su mano más de una vez, pero eso no bastaba para llegar siquiera a atisbar lo que hizo inconfundible a Madame Pompadour, era demasiado evidente, demasiado circunstancial, Modigliani tenía que ser el fruto de algo mucho más trascendente. Flambeau entonces fue más atrás, examinó la obra de Cézanne y a los postimpresionistas todos, sus influencias y a las influencias de las últimas. Sabía que a Modigliani le atraía la época azul de Picasso, el mismo examen hizo con Picasso entonces (en 1976 llegó a encontrar un retrato realizado por el abad de Silos cerca de 1600 que mostraba a un mendigo sospechosamente parecido a El Guitarrista Ciego). […]

  4. david Says:

    en que siglo fue pintada?

  5. usuario Says:

    Hola.
    El artículo es tuyo?
    Si es así, te lo están plagiando sin citar la fuente en

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: