Armonía en rojo. Henry Matisse


Armonia en rojo

Armonía en rojo

Armonía en rojo. Henry Matisse 1908. Museo Ermitage, San Petersburgo.

Henry Matisse pertenece a la corriente pictórica denominada “Fauvismo”.

El término francés Fauves, fieras, dado peyorativamente por el crítico Luis Vauxcelles a los pintores que expusieron en el Salón de Otoño de 1903  se convirtió en el apelativo de este grupo de pintores que llamaron la atención por la fuerza cromática de sus obras.

Influenciados por Van Gogh y Guauguin, estos “fieras” fueron más allá, independizando el color de las formas, con vibrantes contrastes cromáticos transmitiendo emociones.

Ya no se buscaba captar la realidad  desde un punto de vista realista. Como bien dijo Matisse: “El color debe ser pensado, soñado, imaginado.” Para captar la realidad tal y como se presenta ante nuestros ojos, ya se habían inventado las cámaras de fotos. El realismo dejó de tener sentido. Los artistas quieren plasmar una realidad subjetiva, percibida por el propio pintor.

Los fauvistas, al contrario que sus antecesores impresionistas y postimpresionistas, no juegan con las luces, las sombras desaparecen;  predomina el efecto bidimensional en sus obras. Matisse añade elementos decorativos.

Sus obras presentan una fuerza vital y optimismo. “Sueño con un arte de equilibrio, de tranquilidad, sin tema que inquiete o preocupe, algo así como un lenitivo, un calmante cerebral parecido a un buen sillón» declaraba Matisse.

Armonía en rojo fue encargada por un marchante ruso. En principio iba a ser realizada en azul, pero Matisse se decantó por el rojo, uno de sus colores preferidos por su gran carga expresiva.

Se ha suprimido la sensación de profundidad, primer y último plano comparten color y elementos decorativos comunes. Se anula ambién el claroscuro y el modelado.

La pintura se aplica de forma pura y los colores primarios: rojo, amarillo y azul son los predominantes. Los colores secundarios: violeta, naranja y verde aparecen en ciertos detalles.

Se combinan arabescos vegetales curvilíneos con líneas rectas. El dibujo aunque relegado a una categoría secundaria se realza a veces con trazos negros.

La pintura se expande, los objetos no aparecen enteros en el cuadro parece como si quisieran liberarse de la esclavitud de la rigidez del marco, convirtiendo la pintura en una explosión cromática de optimismo y vitalidad.

Etiquetas: , , , , ,

2 comentarios to “Armonía en rojo. Henry Matisse”

  1. stephania Says:

    me la pueden mandar a mi correo por favor

    • arquivolta Says:

      Hola Stephania, ¿qué es lo que quieres que te envíe al correo? ¿La imagen? Mira, es fácil de guardar. Pica sobre ella y dale al botón derecho del ratón. En el menú contextual selecciona “Guardar imagen como…” y así la podrás guardar en la ubicación de tu ordenador que elijas.
      Espero haberte respondido a tu petición.
      Un saludo.
      Arquivolta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: