La Catedral medieval


Catedral de Chartres

Catedral de Chartres

Catedral de Chartres. S. XII

De la tierra al cielo se alzaba la Catedral Medieval. En una época considerada por muchos como oscuras, debido a los conflictos políticos, la penuria económica, las enfermedades, guerras, miseria y barbarie las Catedrales filtraron a través de sus vidrieras la luz armonizante en las conciencias de los hombres.

Símbolo de prestigio de las emergentes ciudades que competían por construir una obra cada vez más alta, más digna y hermosa, dió cobijo a numerosas reliquias y fue destino de fervorosas peregrinaciones.

El interior era de una limpieza y elevación que parecía un misterio celestial, como si las bóvedas se mantuvieran arriba superando la fuerza de la gravedad milagrosamente.

Interior Chartres

Interior Chartres

Gracias al avance de las técnicas arquitectónicas, se pudo lograr este efecto. Con el arco apuntado se conseguía guiar el peso de la bóveda hacia los laterales, recogido este peso exteriormente por los arcos volados o arbotantes, se apuntalaba con gruesos contrafuertes.

La población acostumbrada a la insalubridad de sus pobres casas oscuras y pequeñas, acudía a la Iglesia donde quedaba sobrecogido ante la majestuosidad de unos edificios de colosales dimensiones, replandecientes como piedras preciosas al filtrarse la luz a través de las vidrieras historiadas. Era esta la experiencia mística que los teóricos del momento buscaban. Como decía S. Juan en el Apocalipsis

Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de parte de Dios, ataviada como una esposa hermoseada para su esposo”.

La Catedral Gótica de Chartres que vemos ahora se inició tras el desvastador incendió acaecido la noche del 10 de junio de 1194. Quedaron pocas partes de la antigua Catedral Románica en pie. Al conservarse el tesoro más preciado de la Catedral, el manto que se supone que llevaba la Virgen en su momento de dar a luz, la población entera sintió que por designio divino se les estaba pidiendo que contruyeran una construcción mejor y más digna para albergar tan importante reliquia que desde hacía tiempo atraía numerosos peregrinos.

El estilo gótico, desvalorizado durante el Renacimiento y el Neoclasicismo por considerarlo propio de bárbaros del Norte, frente a la racionalidad y equilibrio de las construcciones grecolatinas, volvió a resurgir en el S. XIX con la corriente Romántica.

Hoy en día se sigue apreciando el valor y la fuerza de estos edificios en cuya construcción participaba la población entera, unida en un proyecto común, soñando a pesar de sus miserias, con mirar hacia lo alto.

Más

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: